cultura

Un parque de esculturas en Chengdu, de 500 kilómetros, alojará una escultura de Joaquín Restrepo. 

Desde hace varios años, el artista colombiano Joaquín Restrepo estuvo coqueteando con China, un país que lo atraía bastante, hasta que logró llevar su obra a la Feria de Arte de Shanghái. Fue allí donde vio lo receptivos que eran los chinos con su obra y con él mismo.

 

Restrepo, de 33 años, aclara que lo dice sin ser pretencioso. “En China hay una magia, pero a menudo me dicen que por qué voy allá si van a copiar mi obra. ¡Qué van a hacerlo! Yo todavía no he hecho nombre y si algún día lo hacen, va a ser el día más feliz del mundo, porque significa que mi carrera va por el camino que tiene que ir”, dice.

Esa misma atracción por ese país y la buena recepción de sus obras, fueron las que hicieron que, después de presentar sus esculturas de bronce en el Riverside Art Museum, de Pekín, de la mano de la galería bogotana LGM y la Embajada de Colombia en China, el gobierno lo invitara a construir una obra de gran formato en un parque de esculturas, que tendrá una extensión de 500 kilómetros, en Chengdu. 

Esta es la noticia de su vida, pues no es solo la oportunidad de seguir desarrollando su trabajo en China, sino que se trata de un proyecto tremendamente ambicioso sin limites de altura y de materiales. 

“He estado estudiando la cultura china y sé qué quiero lograr. Siempre he soñado con hacer una escultura monumental que logre dialogar con la gente. Cuando ves una pieza gigante te sientes pequeño y eso dispara un sentido del asombro que no lo logra nada más”, explica.

Además, aclara que el mérito será más de los trabajadores chinos que apoyarán su trabajo. “Son maravillas de la ingeniería que no son mías, sino de alguien más. Yo haré la obra en 3D y estaré detrás de todo el proceso”. 

Restrepo, quien estudió artes plásticas en la Universidad de los Andes, cree que las esculturas se vuelven puntos de recuerdos.

“Es el lugar donde el esposo le propuso matrimonio a su esposa, donde la gente dice: yo estuve en ese país porque conocí ese lugar específico. Esa es la magia de ese tipo de obras gigantes, son como un punto de peregrinación”, añade.

También, pretende generar un diálogo entre Chingdu y Bogotá, a través de la creación de una obra gemela en Colombia. Aunque no sabe cuándo lo hará, asegura que esperará el tiempo que sea necesario para llevarla a cabo. 

Por ahora, se sabe que las obras que estarán en el parque de Chengdu empezarán su construcción en agosto y se presentarán en noviembre de este año.  Fuente : El Tiempo