Desde el momento en que Aterciopelados comenzaron a ser parte de la cultura popular colombiana, con mucho tino han sabido mezclar su música con las palabras y frases de moda en la ciudad, de ahí que PLAY, la palabra inglesa para referirse a la acción de tocar un instrumento musical, tenga para muchos colombianos como algo súper mega ufffff o muy bueno y a la vez, afín con quien lo está viendo.

Aterciopelados, la banda emblemática del pasado glorioso de la música pop colombiana, íconos del rock, ¿deben producir un HIT que los vuelva a poner en el mapa? La respuesta es que tal vez esa pueda ser la razón por la que están volviendo, sin embargo, la música ha evolucionado, el oyente se ha especializado, hay hiper oferta, ¿Cómo conectar?

En palabras de Andrea Echeverri: ¿Se adaptan…? como hacen ahora, van a componer con míster despacito, analizan targets , tendencias, y diseñan como los profesionales y en el camino se estresan, sufren, le meten veneno … o  B. ¿Se relajan…? JUEGAN , oyen el sonido del silencio y crean un almíbar,  lleno de pura cosa bonita para el oyente, para el que quiera contagiarse, y  siempre que lo oiga, le den ganas de jugar, de poner su cadera en rotación, y si esta darks iluminarse con esta tonada que despega invitando a jugar, play, play, medio future reggae, medio future pop, surrealismo mágico, puros buenos deseos pa` que alegría le haga visita y pa` que le sepa a melocotón.

Con un precioso featuring de la chilena Ana Tijoux, la ´borradolores` , conocida por colaboraciones con Julieta Venegas y Jorge Drexler, y la producción impecable de Cachorro López ; PLAY encuentra su lenguaje visual en Medellín, con sombreros de hongo, bajos acuáticos y vuelos de colibrí, en un video a cargo de 36 grados. Fuente : Estereofonica.