El Bicentenario, la inclusión de la economía naranja en las artes y la controversia por los cambios en algunas entidades culturales fueron puntos centrales en esta entrevista con Carmen Vásquez.

 

“A las regiones como el Catatumbo o Buenaventura hay que potenciarlas y mostrar que son más que hechos violentos o inseguros”, dijo la ministra de Cultura, Carmen Vásquez, sustentando la razón de que ahora, desde su ministerio, una de las prioridades es que los recursos se queden en los territorios. En un diálogo para El Espectador, la jefe de la cartera reconoció que las realidades, la herencia y las expresiones culturales que nacen en las zonas más apartadas del centro del país han ido desapareciendo, ya que generalmente dependen de los intereses del alcalde o el gobernador de turno. Por eso ahora Vásquez ha iniciado diálogos entre el Consejo Nacional de Cultura y 10.000 gestores del sector. El objetivo de estos encuentros es saber qué quieren las personas y cómo viven la cultura: “Queremos construir entre todos. El ministerio ya no llegará con un manual diciéndoles a los colombianos ‘esto es lo que hay que hacer’”.

 

Uno de los intereses de cambiar la percepción de algunos territorios a los que se define como violentos o inseguros es potenciar el turismo. “Si a nuestra geografía no le metemos contenido cultural, seguramente no va a ocurrir nada”, dijo Vásquez, que ya comenzó un proceso de articulación con el Ministerio de Turismo.

 

Las líneas del Plan Nacional de Desarrollo son: protección, preservación y fortalecimiento del patrimonio material e inmaterial, y el progreso de la economía naranja, una política de gobierno que aún no ha sido entendida ni bien recibida por el sector.

En cuanto a la primera, el ministerio trabaja en estrategias que ofrezcan las alternativas suficientes para que cada colombiano pueda acceder a procesos de formación artística y profesionalización, además de que se garantice la reproducción y el respeto de las costumbres propias de cada región. Se reunirá por primera vez en Latinoamérica un Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, en el que participarán 25 países. Con este evento se busca visibilizar internacionalmente el patrimonio nacional. Vásquez también habló sobre la intención de presentar a Valledupar como ciudad creativa de la música.

 

En cuanto a la economía naranja, la ministra reconoció que comprende que todavía gran parte de los colombianos no tengan claros los objetivos de la política y que aún se perciba que se creó para determinados sectores. Agregó que, a pesar de que aún hay una sensibilidad comprensible, sobre todo por parte de los artistas, está convencida de que después de los procesos pedagógicos, que ya se están implementando, los colombianos entenderán que lo que se pretende es capacitar al sector creativo, artístico y cultural para generar condiciones que permitan que en Colombia sea posible vivir de los talentos de una forma digna y sostenible.

 

En cuanto al Bicentenario, la ministra Vásquez aclaró que todo lo que se decida para la conmemoración de estos 200 años de historia pasará por un comité de expertos.  El grupo está conformado por historiadores, cuatro gobernadores de los departamentos de la ruta libertadora, un representante a la Cámara, un senador de la República e integrantes del Gobierno Nacional.

La ministra también se refirió a las declaraciones hechas por Consuelo Gaitán después de que desde el ministerio se le pidiera su carta de renuncia. Gaitán expresó que creía que la decisión se debía a un plan de gobierno por refundar la memoria nacional y que aún esperaba que la ministra le comunicara las razones por las que se le pidió que renunciara. “No entiendo la pregunta de Consuelo (Gaitán). Este es un proceso normal. Todo el mundo se va, y si a mí mañana el presidente me pide la renuncia, pues tendré que irme. En estos cargos las cosas son así. No hay ninguna intención de refundar la memoria nacional, no existe tal cosa”, dijo la ministra, y aunque también pidió la renuncia de Armando Martínez, director del Archivo General de la Nación, y de Daniel Castro, director del Museo Nacional, aclaró que no ha aceptado la de Castro y que por ahora seguirá dirigiendo el museo.

Fuente: elespectador.com

La actriz Samantha Morton es Alpha, una antagonista que tratará  de dar un nuevo aire a la serie.

Sin su máscara de piel de zombi, Alpha, la nueva villana del nuevo ciclo de  'The Walking Dead' (Morton) es mucho más salvaje.

Rapada, con manchas de sangre seca en una piel curtida de sufrimiento y la mirada fija como un depredador pendiente del entorno y de su presa, ha causado impacto entre los miles de seguidores de una producción que parece estar tomando de nuevo su rumbo en el panorama televisivo,.

Quizá una de las razones de un repunte (tras un par de temporadas tibias y sin mucho desarrollo o sorpresas) sea la infusión de sangre nueva, dentro de un argumento que palpitaba con algo de arritmia y en el que una villana poderosa (así Morton niegue esa naturaleza en su personaje) tiene mucho que ver. A esto se suman un mejor ritmo y el reto de no extender innecesariamente los dilemas morales que encaran los protagonistas en cada episodio.

La segunda parte de la novena temporada de la serie (los domingos por Fox Premium Series, a las 9:30 p. m.) comenzó con un poco más de brío, arriesgando al ofrecer saltos en el futuro; despidiéndose de estrellas principales (Andrew Lincoln, Lauren Cohan y Danai Gurira) para dar paso a nuevos personajes y una narrativa que está tratando de ajustar tuercas para hacerse sólida y novedosa, como en otros tiempos.

En una entrevista en la que participó EL TIEMPO, Samantha Morton ('Control', 'Animales fantásticos y dónde encontrarlos' y 'Minority Report') dio una perspectiva de su personaje.

Alpha podría ser uno de los personajes más brutales de la serie. ¿Cómo fue asumir esa naturaleza?

Creo que de lo que realmente se trata es de seguir al personaje en todas sus formas, tamaños, sombras y colores (...). A veces es tranquila; a veces, violenta; a veces... ya sabes, tiene muchas capas, y mi trabajo como actriz es hacer lo mejor que pueda.

Alpha es una villana, ¿es posible sentir alguna empatía por ella y los otros Susurradores?

No veo a Alpha como un villano. La gente puede pensar que es mala, tal vez muy brutal, y tiene motivaciones cuestionables para su comportamiento; sin embargo, siento que está en una zona gris (ni mala ni buena del todo), ya que vivió muchas experiencias que instigaron su manera de ser. Es un personaje que incita a pensar:

¿hasta qué punto llegaría una madre con tal de proteger a sus hijos?

¿Cómo maneja esa naturaleza maternal en un ambiente tan hostil?

Creo que a medida que la serie se desarrolle verás por qué es quien es (...). Fue emocionante para mí hacer este personaje, con su nivel de detalle profundo.

¿Qué simboliza su personaje en un medio de sobrevivientes?

Es muy astuta. Creo que la forma como aprendió a sobrevivir es inspiradora para un mundo como el de 'The Walking Dead'.

¿Cree que la serie ha logrado empoderar de alguna forma a las mujeres?

Creo que es una serie muy feminista. Esa es una palabra muy importante en una producción que no tiene miedo de mirar historias femeninas relacionadas, por ejemplo, con la maternidad o las jerarquías sociales.

¿Le preocupa la reacción de los fanáticos con Alpha?

No, mi trabajo es actuar de la mejor manera para todos, y tengo un sentido del deber y la responsabilidad con todos: Angela Kang (quien lleva el tono de la serie esta temporada), los demás actores, del equipo y, claro, los fanáticos, de quienes espero vean el compromiso, la dedicación, el respeto y el amor que he puesto en mi personaje.

Desde su punto de vista, ¿quién es más malo, Negan o Alpha?

No lo sé. Van a tener que seguir viendo la serie y decírmelo.

Vídeo:

 

Fuente: eltiempo.com

Con la obra ‘Las mujeres de Lorca’, el escenario empieza un ciclo dedicado a montajes nacionales.

 

Cuatro personajes de Lorca esperan a su creador en un jardín. Una mujer descubre que tiene que batallar contra el cáncer de seno. Un asesino en serie se escapa de la isla Gorgona. Macbeth lucha contra los escorpiones en su cabeza en un panorama gótico.

No son solo historias diferentes, son apuestas teatrales en las que se plasman los distintos estilos de sus directores y que hacen parte de la temporada del teatro Colón dedicada a la escena nacional.

“El 27 de marzo es el Día Internacional del Teatro; nosotros queremos asociarnos a esa celebración y hacer no un día, sino un mes de teatro colombiano, de jóvenes directores colombianos y grupos que no tienen sala”, dice Manuel José Álvarez, director del teatro Colón.

Durante marzo, el escenario bogotano pondrá en escena siete montajes dirigidos y protagonizados por artistas nacionales, comenzando con 'Las mujeres de Lorca', del grupo Exilia2, escrita y dirigida por Víctor Quesada y que se presentará del primero al 3 de marzo.

En esta pieza, Quesada se imagina la reunión de cuatro personajes femeninos icónicos de las obras de Lorca: Bernarda Alba, de La casa de Bernarda Alba; la novia, de Bodas de sangre; Rosita, de Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores, y Yerma, de la obra que lleva el mismo nombre.

Además de esta obra, Quesada también dirige 'El perro del hortelano' (9 de marzo), una pieza que lleva al lenguaje del radioteatro esta comedia del dramaturgo español Lope de Vega.

La temporada continuará con una pieza de danza, 'Revolución pazcífica' (8 al 10 de marzo), en la que, bajo la dirección de Rafael Palacios, los bailarines de la Compañía Jóvenes Creadores del Chocó interpretan géneros urbanos y folclóricos para narrar sus propias historias. Palacios ya ha estado al frente de obras como 'La ciudad de los otros', una potente celebración de la cultura afrocolombiana.

Una nueva propuesta de dramaturgia nacional también es parte del ciclo, se trata de 'Laurita y las tetas' (16 y 17 de marzo), escrita por Juan Pablo Castro y dirigida por Juan Luna.

El punto de partida de la historia es el diagnóstico de cáncer de seno que recibe la protagonista, un delicado tema que el texto trata con sutiles pinceladas de humor negro. Ese drama se mezcla con la historia de un radioteatro que relata una noche bogotana.

El ciclo también tendrá dos piezas del dramaturgo Johan Velandia: 'Camargo' (21 y 22 de marzo) y 'El libro de Job' (23 y 24 de marzo). La primera tiene como personaje central a Daniel Camargo, un sanguinario asesino en serie al que se le atribuyen los homicidios de decenas de jóvenes y niñas de Ecuador y Colombia.

El segundo es un montaje de grado de los estudiantes de actuación de la Asab en el cual se plantean diferentes visiones frente al conflicto armado colombiano.

La temporada cerrará con 'Macbeth' (27 al 31 de marzo), adaptación de la tragedia de Shakespeare coproducida por el Colón y la Compañía Estable. Joe Broderick tradujo al español el texto original del dramaturgo inglés para esta versión, dirigida por Pedro Salazar.

Además de las obras, la temporada tendrá un conversatorio este martes a las 4 p. m. con entrada libre, previa inscripción. En la charla, los directores Víctor Quesada,

¿Dónde y cuándo?

 

La temporada irá hasta el 31 de marzo. La primera obra, ‘Las mujeres de Lorca’, se presentará del primero al 3 de marzo. Teatro Colón. Calle 10 n.° 5-32, Bogotá.

Fuente: eltiempo.com

El concierto propuesto por el cantante Tostao ya suma varios artistas.

Monsieur Periné y Los Rolling Ruanas se sumaron ayer con un mensaje a través de Twitter a la petición del cantante Tostao de Chocquibtown, de realizar un concierto por el Chocó y La Guajira.

Así como ellos, el cantante Santiago Cruz y el actor Fabián Mendoza, también mostraron su apoyo en redes sociales, luego de que el concierto “Venezuela Aid Live” tuviera lugar en la frontera entre Colombia y Venezuela, cuyo objetivo era el de recaudar ayudas para enviar al país vecino que sufre una crisis humanitaria.

Aproximadamente 4.000 personas han sido afectadas por grandes inundaciones en el Chocó por desbordamientos del río San Juan, se espera que la ayuda humanitaria siga llegando en los próximos días.

El Gobierno anunció este domingo que activó el registro para 4 mil familias damnificadas en Chocó.

Fuente: bluradio.com

El presidente Iván Duque firmó el decreto que oficializa al profesor Darío Acevedo como el nuevo director del Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, en reemplazo de Gónzalo Sánchez, quien estuvo en el cargo hasta noviembre de 2018.

Darío Acevedo llega al cargo en medio de la polémica luego de afirmar en entrevista con EL COLOMBIANO que aunque la ley de víctimas dice que lo vivido fue un conflicto armado “eso no puede convertirse en una verdad oficial”.

Desde el momento en que su nombre empezó a sonar como director del CNMH, organizaciones de víctimas rechazaron este candidato porque “no cumple con los criterios de imparcialidad ya que a lo largo de su desempeño personal y profesional, no ha mostrado la objetividad que la verdad exige para hacer creíbles y veraces los análisis de la historia de la guerra, lo cual denota un sesgo sumamente peligroso para la construcción de memoria de la sociedad colombiana”, como lo expresaron en una misiva.

 

Darío Acevedo llegó después de otros dos candidatos que no pudieron ser nombrados por diversos inconvenientes: Mario Javier Pacheco fue el primer aspirante al que le dijeron no por sus posiciones en contra de esta entidad. El segundo concursante que no pudo ser nombrado fue Vicente Torrijos, quien renunció el 8 de diciembre pasado al nombramiento como director porque, al parecer, hubo inconsistencias en su palmarés académico citado en su hoja de vida.

Fuente: elcolobiano.com

La renovación del centro interactivo incluye la muestra ‘La ciencia del amor y del perdón’.

La renovación del centro interactivo Maloka, de Bogotá, incluye para esta primera parte del año la muestra ‘La ciencia del amor y del perdón’.

Se trata de un recorrido en el que las personas con sentimientos de dolor (por violencia, discriminación y matoneo, entre otras situaciones) pueden aprender sobre los beneficios de perdonar.

Son cuatro estaciones con recursos científicos, módulos digitales, interactivos, sonoros y artísticos, que dan herramientas para aprender a manejar las emociones y llegar al perdón, haciendo un análisis interno, conociendo a los demás y poniéndose en los zapatos de otros.

La muestra contó con la asesoría de Frederic Luskin, director del Forgiveness Projects de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), cuyas investigaciones han mostrado que perdonar beneficia la salud.

También se muestran los avances de perdonar vistos en distintos estudios de ciencias sociales, humanidades y neurociencia.

Según estos estudios, el perdón es una habilidad individual que se puede entrenar y ayuda a controlar y liberar los sentimientos de dolor, permitiendo a las personas sentir paz interior.

Luego de tres meses en Bogotá, irá a otras ciudades del país.

Maloka está en la carrera 68D n.° 24A-51, Bogotá. Informes en el teléfono 427 2707 y en maloka.org.

Fuente: Eltiempo.com