La Administración Municipal acaba de anunciar que desde abril se comenzaría a realizar la separación de las basuras en bolsas blancas y negras, pero esta es una medida secundaria y representa muy poco frente a la contaminación que padece actualmente la capital del Huila, según opinan ambientalistas.

Hace pocos días por cuenta de la mala calidad del aire, la alcaldía de Bogotá decretó la alerta ambiental, naranja para unas zonas y amarilla para otras,   durante cuatro días en la ciudad. En Neiva aún no se tiene ese tipo de problemáticas en ese nivel de riesgo, sin embargo el panorama de contaminación para ríos, quebradas y humedales, así como para el aire, no parecen tener políticas fuertes que intenten hacerle frente.

 

PTAR

 

Según informó la concejala Leyla Marleny Rincón Trujillo, de acuerdo con los estudios que entregó la empresa contratada por la actual administración, el modelo que se tiene proyectado, que también ya fue aprobado, y tiene el visto bueno por parte de la interventoría, es un modelo que requiere 12,5 hectáreas y el municipio solamente tiene 2,5 hectáreas.

Además, figura como zona de sensibilidad ambiental. Eso significa que tendrían que hacer unas adecuaciones e intervenciones para evitar que se tengan problemas relacionados con la ubicación, que es sobre la ronda del río Magdalena.

Otro elemento que destacó la cabildante,  es que ese proyecto solamente solucionaría el 75% de las aguas residuales del área urbana del municipio. Según la proyección que se ha hecho, las aguas residuales del norte de la ciudad no llegarían a la Planta de Tratamiento.

El agua del 25% de la ciudad quedaría sin ningún tipo de tratamiento.

“No hay registros en detalle de los vertimientos que llegan desde la calle 28 hacia el norte de la ciudad. Parece ser donde hay unos 15 lugares donde están generando vertimientos al rio Mágdalena. Toda esa zona no quedaría dentro del proyecto de PTAR”, agregó.

También, se proyecta que tenga un costo de aproximadamente $130 mil millones, pero la Administración Municipal ha dicho que no se cuenta con todos estos recursos, y que se está gestionando para su consecución.

1.100 litros de aguas residuales por segundo son vertidos directamente al Río Patria, desde Neiva. Aunque estos volúmenes pueden ser mucho  mayores, según aclara la concejal.

Hace pocos días por cuenta de la mala calidad del aire, la alcaldía de Bogotá decretó la alerta ambiental, naranja para unas zonas y amarilla para otras,   durante cuatro días en la ciudad. En Neiva aún no se tiene ese tipo de problemáticas en ese nivel de riesgo, sin embargo el panorama de contaminación para ríos, quebradas y humedales, así como para el aire, no parecen tener políticas fuertes que intenten hacerle frente.

 

PTAR

 

Según informó la concejala Leyla Marleny Rincón Trujillo, de acuerdo con los estudios que entregó la empresa contratada por la actual administración, el modelo que se tiene proyectado, que también ya fue aprobado, y tiene el visto bueno por parte de la interventoría, es un modelo que requiere 12,5 hectáreas y el municipio solamente tiene 2,5 hectáreas.

Además, figura como zona de sensibilidad ambiental. Eso significa que tendrían que hacer unas adecuaciones e intervenciones para evitar que se tengan problemas relacionados con la ubicación, que es sobre la ronda del río Magdalena.

Otro elemento que destacó la cabildante,  es que ese proyecto solamente solucionaría el 75% de las aguas residuales del área urbana del municipio. Según la proyección que se ha hecho, las aguas residuales del norte de la ciudad no llegarían a la Planta de Tratamiento.

El agua del 25% de la ciudad quedaría sin ningún tipo de tratamiento.

“No hay registros en detalle de los vertimientos que llegan desde la calle 28 hacia el norte de la ciudad. Parece ser donde hay unos 15 lugares donde están generando vertimientos al río Magdalena. Toda esa zona no quedaría dentro del proyecto de PTAR”, agregó.

También, se proyecta que tenga un costo de aproximadamente $130 mil millones, pero la Administración Municipal ha dicho que no se cuenta con todos estos recursos, y que se está gestionando para su consecución.

1.100 litros de aguas residuales por segundo son vertidos directamente al Río Patria, desde Neiva. Aunque estos volúmenes pueden ser mucho  mayores, según aclara la concejal.

 

Separación de  basuras

 

En Neiva solo el 15% de los residuos que se generan son reciclados, según cifras de la Secretaría de Medio Ambiente municipal. Se calcula que lo aprovechable de una ciudad está sobre el 70%, y lo que se debiera enterrar realmente no debiera ser más de 30%.

Para lograr que los neivanos realicen la separación de las basuras, la alcaldía acaba de anunciar que desde abril se comenzaría a realizar la separación de estas  en bolsas blancas y negras. No obstante, para Miller Armín Dussán Calderón, profesor titular de la Universidad Surcolombiana estas solo “son políticas secundarias”.

La separación dijo Dussán Calderón,  “orienta más a un criterio pedagógico, porque cuando se hace ese tipo de separación, muchas veces las personas hasta se confunden, porque hace falta cultura política”.

“De qué sirve que se hagan todas esas separaciones cuando finalmente lo que hacemos es volverlos a revolver para echarlos al basurero. No niego que es importante desde el punto de vista que está generando una acción pedagógica, pues las personas aprenden a clasificar los tipos de desechos, cuáles son orgánicos y cuáles no orgánicos. Cuáles pueden ser reciclables y en qué condiciones. Eso es positivo, pero a mi juicio ese no es el problema fundamental con relación al tratamiento de los problemas del medio ambiente”.

Según el docente investigador, es necesaria una nueva orientación de sostenibilidad y desarrollo que quede dentro del próximo Plan de Desarrollo municipal, pues “sino se habla de una ciudad ecológica, donde toda la comunidad entienda que la protección de los ecosistemas es fundamental para generar la calidad de la vida humana, no sería posible  ser amigables con la naturaleza”. Sostuvo que el promover nuevas represas, dar vía libre a la minería así como también al fracking, “destruye la naturaleza”.

Y de otro lado, la concejala Leyla Rincón, también dijo que “es incompleto”.

Según la concejal, con la separación en bolas negras y blancas, se deja de lado el hecho de que “gran parte de la basura de los neivanos son hojas de los árboles”.

Subrayó  que dada las condiciones de la ciudad, es necesario que no se mezclen las hojas con el material contaminante.

Para la cabildante es importante que la alcaldía dé a conocer los resultados de los diagnósticos con base en lo cual determinaron la medida. Es decir, los porcentajes de residuos que hay en Neiva.

 

Humedales

 

Neiva no cuenta con una política de protección de humedales. En el Plan de Desarrollo de Administración Municipal, quedó plasmado que se realizara el inventario de humedales del municipio.

No obstante, este aún no logra consolidarse y aún no se sabe con cuántos de estos ecosistemas que son fundamentales para vida de cientos de especies incluidos los humanos, se cuenta.

 

¿Sanciones para Neiva?

La audiencia pública que se desarrollará hoy en el Tribunal Administrativo del Huila, tiene como fundamento continuar con un incidente de desacato que se tiene sobre el incumplimiento por parte de la Administración Municipal y Empresas públicas de Neiva, en la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales.

Fruto de la Acción Popular que fue interpuesta en el año 2004, se le ordenó a la alcaldía la construcción de la PTAR, pero hasta el momento ni siquiera han iniciado obras.

 

En la audiencia se dará a conocer si  las Ceibas, incurre o no en una sanción, según la respuesta que fue entregada por el Consejo de Estado.

 

Fuente: diariodelhuila.com