Al presidente de Estados Unidos se le agotó la paciencia con la situación de Venezuela, y aseguró que intervendrá con medidas económicas si continúa el proceso para modificar la Constitución. El presidente Juan Manuel Santos también se manifestó contra la Asamblea.

El presidente estadounidense Donald Trump amenazó este lunes a Caracas con "medidas económicas" si Nicolás Maduro sigue adelante con su proyecto de Asamblea Constituyente, en tanto dijo que el mandatario venezolano es "un mal líder que sueña con convertirse en dictador".

"Estados Unidos no se quedará pasivo mientras Venezuela se desmorona", dijo Trump en un comunicado.

"Si el régimen de Maduro impone su Asamblea Constituyente el 30 de julio, Estados Unidos tomará rápidas y fuertes medidas económicas", afirmó el presidente estadounidense, sin dar detalles acerca de qué implicarían esas medidas.

Trump saludó el plebiscito simbólico organizado por la oposiciónvenezolana el domingo, en el que millones de votantes rechazaron la Asamblea Constituyente, subrayando que sus "fuertes y valientes acciones siguen siendo ignoradas por un mal líder que sueña con convertirse en dictador".

Desde Cuba, el presidente colombiano Juan Manuel Santos también se refirió al proceso de la Asamble Nacional Constituyente que, según Maduro, va o va pese al 98 % de venezolanos que rechazaron una modificación a la Constitución. Por medio de su cuenta de Twitter, Santos hizo un llamado a su homólogo venezolano para que desista de su idea, siendo la segunda vez en menos de ocho días que se refiere de frente a la tensa situación en Venezuela. "Hay que desmontar constituyente para lograr solución negociada, rápida y pacífica en Venezuela. El mundo entero lo está pidiendo", aseguró el presidente colombiano. (Fuente : El Espectador)

La revista reitera su apoyo al periodista y rechaza términos utilizados por el expresidente.

Luego de que el senador Álvaro Uribe Vélez desatara una polémica tras un trino en el que señaló al periodista y exdirector de la revista Soho, Daniel Samper Ospina, de violador de niños, han sido múltiples las reacciones que han circulado en medios de comunicación y redes sociales.

 

En medio de la controversia que empezó el pasado viernes 14 de julio, la revista Soho hizo pública su posición y aclaró varios puntos.

http://www.soho.co/historias/articulo/alvaro-uribe-y-daniel-samper-controversia-entre-alvaro-uribe-y-daniel-samper/48986

El primer punto del mensaje enviado por la revista hace claridad sobre el origen de las fotos que acompañaron el artículo el artículo ‘Dejad que los niños vengan a mí’, mencionado que el autor es el fotógrafo Mauricio Vélez, quien otorgó todos los permisos necesarios para la publicación de las imágenes y "lejos de promover cualquier actividad que vulnerara los derechos de los menores, el objetivo del artista era denunciar los escándalos de pedofilia que rodeaban a la Iglesia en ese momento". 

En un mensaje publicado por Uribe posterior al rechazo que generó su trino entre asociaciones de periodistas y comunicadores que manifestaron su apoyo a Samper, el Senador dice que "en la Revista Soho, el periodista, que era Director, hizo publicaciones pornográficas con menores, en unos casos para atacar a un sacerdote, y en otros con fotografías en desnudo de mujeres menores de 18 años". 

De otro lado, el comunicado de la revista también menciona que "la información que está circulando en internet según la cual dos menores de 13 años habrían aparecido desnudas en una situación pornográfica es falsa. El artículo era una evocación gráfica de la novela de Vladimir Nabokov, Lolita. Las dos jóvenes, que aparecieron en artículos diferentes, tenían 15 y 16 años, y como lo dispone la ley, las fotos se tomaron con su consentimiento y la autorización expresa de sus padres".

Tras su divorcio se había confirmado su noviazgo una modelo de 21 años llamada Marina. Al cantante se le relaciona ahora con la modelo italiana Raffaella Modugno.

El cantante Marc Anthony no ha perdido el tiempo tras su divorcio deShannon de Lima. Al igual que la guapa venezolana, que confirmaba hace apenas unos días su noviazgo con el boxeador Saúl 'Canelo' Álvarez, el músico también había conseguido rehacer su vida sentimental al poco de su separación junto a una joven modelo de 21 años llamada Marina Downing, aunque en su caso parece que el amor no le ha durado demasiado y ya habría cambiado de pareja sentimental, según se hacen eco ahora varios medios.

Pese a que parecía que el noviazgo de Marc y Marina estaba más que consolidado, en vista de que ambos se presentaron oficialmente como pareja en un acto benéfico organizado por la academia de los Grammy,todo apunta a que el intérprete de 'Vivir mi vida' estaría inmerso en realidad en un romance con otra maniquí italiana, Raffaella Modugno,que por el momento se desconoce cuando habría comenzado, de acuerdo a las fotografías de los dos supuestos tortolitos que ha compartido el programa 'El Gordo y la Flaca' de Univisión en su cuenta de Instagram como prueba.

Lo cierto es que a finales de mayo, con motivo de la celebración del Día de los Caídos en Estados Unidos, su país natal, el cantante ya había publicado en sus redes sociales una imagen en la que aparecía posando con Raffaella.

Sin embargo, no deja de resultar sorprendente la noticia de su nuevo romance en vista de que hace solo unos días la edición de moda de la revista española ¡HOLA! publicaba una entrevista con Marina en la que la presentaban como la novia de la estrella de la música y durante la que ella se pronunciaba de pasada acerca de Marc Anthony para dejarle en muy buen lugar.

"Es muy lindo por dentro, con un gran corazón, un hombre que trabaja duro y cuida mucho a su familia", aseguraba la modelo antes de confesar que lo suyo había sido "amor a primera vista", un sentimiento que, según parece ahora, se ha disuelto tan rápido como comenzó.

El músico vuelve a grabar canciones suyas, emprende una gira que le traerá a España en julio y arremete contra Trump y Maduro

No ha sido una reflexión consciente, pero en Caminando, Rubén Blades (Ciudad de Panamá, 1948) ha ido mirando mucho al pasado y menos al futuro. Al rey de la salsa le ha salido un disco electrizante, pero nostálgico. De lo primero tiene la culpa esa poderosa big band, liderada por Roberto Delgado, con que lo ha grabado y junto a quien emprende gira. De lo segundo, lo años... No quiere decir todo esto que el autor de Pedro Navaja, referente de la música latina urbi et orbi, se haya vuelto un melancólico. Más bien mira al mundo con la misma intensidad de antes. Sigue su carrera como actor —graba ahora episodios de la serie Fear the Walking Dead—, afronta una gira que le traerá el 17 de julio por Madrid en las Noches del Botánico y otras cuatro ciudades españolas hasta el 22 de julio, pero, sobre todo, no rehúye preguntas sobre temas candentes en los que se moja a fondo acerca de Trump, Venezuela o esas hipotecas que antaño firmaban los músicos de su generación con las discográficas y que les hacían pagar cara su libertad. Ahora anda a la greña con Nicolás Maduro, que le atacó en uno de esos shows fasciotelevisivos en los que amenaza a gente.

 

Pregunta. ¿Qué le ha pasado con Nicolás Maduro? La ha tomado con usted.

 

 

Respuesta. En Venezuela la intransigencia del gobierno de Maduro está llevando a su país hacia el despeñadero de la violencia. Ojalá recapacite, por el bien de su pueblo. Me he preocupado sobre la situación de caos, pero también de cómo la población desconfía de algunos sectores de la oposición por el miedo a que les conduzca a situaciones de corrupción como las del pasado. Le sugiero a quien quiera realmente entender mi posición sobre Venezuela que ingrese a mi pagina web para que lea mi respuesta y, ademas, todos los artículos que desde el 2014 he redactado sobre la situación que vive el país. La presente situación reafirma la necesidad de nuevas elecciones, cuya integridad se confirme a través de la supervisión imparcial de observadores e instituciones internacionales de entero crédito.

P. Este disco huele a nostalgia. ¿Es una senda buscada?

¿Por qué una gran parte de las mujeres prefirieron votar por un mentiroso, misógino, charlatán e ignorante y no por Hillary Clinton?"

R. Estoy en el proceso de volver a grabar algunos de mis temas ya que las casas disqueras con las que tuve contratos son las dueñas de los másteres de mis discos. Es injusto que empresas como Sony, Elektra o Universal, aunque recuperen la inversión en cada lanzamiento, sigan siendo sus dueños. Es como si fueras a un banco, te dan un préstamo pero la entidad sigue siendo dueña de tu casa. Una multinacional que no canta, ni arregla, no escribe partituras, no compone ni toca un instrumento termina como propietaria y el músico creador, que se joda. No es cuestión de volver al pasado. Al contrario. Voy hacia el futuro porque recobro mi música y la puedo administrar en vida para dejar como herencia cuando muera. Pienso regrabar todo por eso.

P. ¿Con big band? El sonido ensancha de una manera asombrosa los temas.

R. He trabajado con Roberto Delgado, un arreglista que se veía limitado por la composición original de su orquesta. Decidimos ampliar la gama de la sonoridad para darle el espacio necesario y expandir la creatividad. ¿El resultado? A mi juicio, joyas como Ara-Yue y Adonde.

P. O Nadie sabe, El pasado no perdona, Como un huracán, que más ahora, vueltas a grabar, dan cuenta de esa nostalgia que antes le mencionaba y usted niega…

La intransigencia del gobierno de Maduro está llevando a su país hacia el despeñadero de la violencia. Ojalá recapacite"

R. En realidad noté eso después de acabados los temas. Lo que ocurre es que son ejemplos de salsa bailable y eso fue lo que escogí. Aquello que me pareció más representativo de la salsa de los setenta. Uno se arrepiente de cosas, seguro, pero este disco no es un mea culpa.

P. Hay canciones –El pescador y Antadilla- inspiradas en la pesca y el mar. ¿A qué clase de público quiere echarle el anzuelo a estas alturas?

R. Estos temas tienen que ver con mi disco Maestra vida. Hay canciones que debo escribir en esa línea. Estoy trabajando en ello, empatando con la narrativa ahora mismo.

P. Anda rodando Fear the walking dead y se nos puede ocurrir una metáfora política: la llegada de Trump ha resucitado en cierta medida la vieja estrategia de Nixon, Kissinger o Reagan respecto a América Latina como el patio trasero de EE UU. ¿Cómo lo ve?

R. Eso nunca ha variado. Sólo se ha manifestado con distintos matices. Pero hoy, las realidades son distintas en cuanto a las consecuencias de malas decisiones políticas. Los conflictos se han globalizado y no hay enemigo chiquito. Los tigres de papel ya no existen. Además, las condiciones económicas del mal llamado neoliberalismo requieren de alianzas y mercados para prosperar.

P. ¿En qué medida Trump ha envenenado el ambiente entre los latinos de Estados Unidos y, en qué medida, la necesidad de afrontarlo, ha regenerado ese mismo espectro?

R. Sólo el tiempo puede responder preguntas que no entiende la razón. ¿Por qué una gran parte de las mujeres prefirieron votar por un mentiroso, misógino, charlatán e ignorante y no por Hillary Clinton? En cuanto a los latinos en Estados Unidos, lo he dicho mil veces: mientras no actuemos allá como manos, seguiremos siendo dedos.

P. En 2015, confesaba a EL PAÍS que preparaba su carrera presidencial en Panamá para 2019. ¿Lo mantiene?

R. No confesé eso, simplemente, lo indiqué como una posibilidad. No existe una certeza. Sería absurdo e irresponsable declararme candidato sin haber preparado asuntos de importancia como la preparación de una propuesta viable. A mediano y largo plazo, hoy tengo más pasado que futuro y debo estar listo para enfrentar las consecuencias de esa realidad. También para establecer responsablemente las prioridades.

P. O sea, que se lo va preparando con cautela… Y en ese caso, la de este verano, ¿sería su última gira?

R. De salsa, sí. Quizás haga representaciones esporádicas en un futuro, pero no lo aseguro. Debo dedicar tiempo a muchas cosas. Ahora me encuentro priorizando direcciones.

P. ¿Anda el continente necesitado de algunos referentes morales?

R. El mayor liderazgo o referente moral, como dices, debe surgir de nuestro entorno inmediato. Para mí, lo fueron mi abuela y mi madre. Mi padre, el barrio y los maestros.

Lo que hace cinco años era una posibilidad remota, hoy es realidad: se acabó la guerra con las Farc.

Por: Vladdo

 

 Hace un tiempo, cuando mi hija era aún muy pequeña, me hizo con toda la inocencia propia de su edad una pregunta que me dejó sin habla: “Papi, ¿cada país tiene sus propias Farc?”.En un principio me quedé bloqueado; intrigado no tanto por el contenido de la pregunta, sino por el origen de esta. Luego de pensarlo un poco deduje que, después de tanto oír hablar de las Farc en su corta existencia, para ella ese nombre era tan familiar como el del ejército, los bomberos, la policía o la Defensa Civil.
También sentí mucha tristeza, porque al escucharla caí en la cuenta de que desde la niñez yo también había oído hablar de ese otro ejército, como si se tratara de una más de nuestras instituciones. Las Farc estaban ahí todo el tiempo; se mantenían en los titulares; se robaban el protagonismo de los boletines de última hora; eran parte de nuestro statu quo. Hasta ayer.
Este 27 de junio tiene que pasar a la historia como la fecha en que presenciamos un hecho que hasta hace poco era impensable: el desarme de las Farc, la guerrilla más antigua y sólida del hemisferio. El desarme de las Farc ha sido un proceso sin precedentes que, de hecho, va a servir como referente para el mundo. Lo que hace cinco años empezó como un secreto de Estado, como una utopía, es hoy un secreto a voces: la guerra con las Farc llegó a su fin. Punto. Ayer, en Mesetas, Meta, bajo la supervisión de Naciones Unidas, se completó la entrega de 7.132 armas que estaban en poder de 6.803 combatientes. Es la primera vez que en Colombia, en un acuerdo de paz, los rebeldes entregan un arma por cabeza.  Y la diferencia es mucho más que numérica. El desarme de las Farc ha sido un proceso sin precedentes que, de hecho, va a servir como referente para el mundo, tal y como lo aseguró en la ceremonia el jefe de la Misión de la ONU, Jean Arnault, quien además añadió que las armas que esa organización tiene ahora en custodia “son de alta calidad y operatividad”. Los detractores del proceso, a quienes el fin de las Farc como organización armada los deja sin plataforma, podrán decir hasta misa, pero lo cierto es que van a tener que cambiar de discurso, porque ayer se quedaron sin caballito de batalla.
Pero no hablemos más de ellos, que para eso tiempo habrá. Más bien pensemos en los retos que nos esperan y también en las oportunidades que pueden presentarse en la consolidación del posconflicto. Ayer, el jefe de las Farc, ‘Timoleón Jiménez’, le reclamó al Gobierno por el incumplimiento de varios de los compromisos adquiridos en los acuerdos; sobre todo en el trámite de leyes y normas que permitan resolver la situación jurídica de los guerrilleros. Y también alertó sobre el accionar de grupos armados que ya han asesinado a varios de sus hombres indultados o amnistiados. No obstante, reiteró el compromiso de él y de su gente con la paz, y concluyó con una frase esperanzadora: “Adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz”. Las inquietudes de ‘Timochenko’ no deben caer en saco roto; si yo estuviera en su pellejo, también estaría atortolado. Las noticias sobre asesinatos de líderes cívicos y sociales que se repiten a lo largo y ancho del país son muy preocupantes. Y aunque Juan Manuel Santos dijo que “el Gobierno está firme cumpliendo lo pactado”, es indispensable que eso se traduzca en hechos, sobre todo en lo concerniente a la protección de los desmovilizados. No podemos permitir que se repita la historia de la UP. A pesar de lo anterior, no quiero dejarme arrastrar por el escepticismo. Y así como para Santos “por vivir este día, ha valido la pena ser Presidente”, los que hemos respaldado las negociaciones podemos decir que ver el desarme de las Farc justifica de sobra la defensa de la paz.
Ayer dimos un gran paso hacia un país más tranquilo, donde los niños no tendrán que preguntar si la guerra forma parte del paisaje.

En su próximo video musical, Farruko se va en contra las políticas migratorias del presidente de los Estados Unidos Donald Trump. En los teaser del videoclip de "Don't Let Go", el cantante boricua se enfrenta a la deportación de una mujer con la que tiene un romance y continúa su amor a través de las rejas. El video muestra agentes de la policía arrestando y deportando personas, así como imágenes de la frontera ente México y Estados Unidos.

Esta es la primera vez que Farruko, cantante de reggaeton y trap, toca temas sociopolíticos a través de su música. "Los latinos y los inmigrantes están siendo lastimados", dijo el cantante en una entrevista con Billboard. "Y está relacionado de cierto modo con lo que está pasando con el trap, un género que es discriminado. Decidí juntar las dos cosas: un género marginalizado con la estigmatización de los inmigrantes".